Mona de Pascua [receta tradicional]

Publicado el 13 Abril, 2017 en Masas y bollería

El próximo domingo se celebra la Pascua, y en algunas regiones de España, como la Comunidad Valenciana y Cataluña es tradicional celebrar esta fecha con un dulce típico: la Mona de Pascua. La tradición es que el padrino o madrina, regale a su ahijado/a una Mona de Pascua, el domingo después de la misa. 

Así dicta la tradición, pero la verdad es que el consumo de la Mona de Pascua se ha vuelto muy popular y es fácil encontrar este dulce en cualquier panadería valenciana o catalana en estas fechas.

Pero como no vivo por esos lares, mi consuelo ha sido hacer la Mona de Pascua en casa, con la receta tradicional, y os aseguro que sale perfecta, mejor de lo que podía imaginar. Es riquísima y super tierna. 

mona de pascua

 

Otra característica de la tradicional Mona de Pascua es que lleva huevos de pascua. En general, los huevos se tiñen con colorante alimentario, y se hunden en el centro de la masa antes de hornear. Luego, el acabado de la decoración abre cientos de posibilidades, y la realidad es que se pueden encontrar Monas de Pascua con distintas formas y motivos. 

mona de pascua 4

Fijaros que hasta los ingredientes de la cobertura son diferentes. En la primera Mona de Pascua usé azúcar húmeda, y en la otra almendras laminadas y azúcar glas. Cada cual más rica!!!

Pero me dejo de rollo y vamos con la receta, que seguro es lo que estáis esperando:

Mona de Pascua [receta tradicional]
Rendimiento 20
La Mona de Pascua es el dulce típico de la región oriental de España para celebrar el fin de la Cuaresma. Simple, pero espectacularmente rico.
Escribe un comentario
Imprimir
Ingredientes
Para el prefermento
  1. - 120 ml de agua, tibia
  2. - 10 g de levadura fresca
  3. - 130 g de harina de fuerza
Para la masa principal
  1. - 130 g de azúcar
  2. - Ralladura de una naranja (sólo la parte naranja)
  3. - 10 g de levadura fresca
  4. - 390-420 g de harina de fuerza
  5. - 3 huevos medianos
  6. - 1 cda. de agua de azahar
  7. - 1 cda. de miel
  8. - 1 cda. de zumo de naranja recién exprimido
  9. - 80 ml de aceite de oliva suave
Para terminar
  1. - 1 huevo batido
  2. - Azúcar blanco
  3. - 2- 3 huevos cocidos
  4. - almendras laminadas
  5. - azúcar glas para espolvorear
Preparación
Del prefermento
  1. En un cuenco mediano, deshacer la levadura en el agua tibia. Dejar reposar 1 minuto.
  2. En otro cuenco aparte, colocar la harina, hacer un hueco en el centro y, poco a poco, añadir la mezcla anterior mientras se remueve con una espátula o cuchara de madera hasta que quede todo bien integrado.
  3. Cubrir con film transparente y refrigerar durante toda la noche (de 8 a 12 horas máximo).
  4. Por la mañana, retirar del frigorífico y dejar que se aclimate a temperatura ambiente hasta que pierda el frío por completo (unas 1 - 1 ½ horas aproximadamente).
De la masa principal
  1. En un cuenco mediano, friccionar el azúcar y la ralladura de naranja con las yemas de los dedos hasta conseguir una mezcla húmeda. Reservar.
  2. En otro cuenco grande colocar inicialmente 390 g de la harina y hacer un hueco en el centro con ayuda de una espátula. Agregar entonces la levadura desmenuzada, los huevos, ligeramente batidos con anterioridad, el agua de azahar, la miel, el zumo de naranja y el azúcar aromatizado (punto 1) y mezclar con suavidad hasta que queden todos los ingredientes más o menos bien integrados. [En Thermomix, mezclar programando 30 seg/vel 6].
  3. Seguidamente, añadir el prefermento preparado con anterioridad, que ya estará a temperatura ambiente. Mezclar hasta integrar bien. [En Thermomix, mezclar programando 15 seg/vel 6].
  4. A continuación, añadir el aceite en un hilo de forma gradual y sin dejar de mezclar. Una vez incorporado totalmente, amasar con más energía durante unos 8-10 minutos con amasadora eléctrica (algo más si amasamos a mano) hasta conseguir una masa suave, homogénea y elástica, aunque algo grasa al principio. [En Thermomix, programar 8 min/vaso cerrado/velocidad espiga].
  5. Si después de 5 minutos de amasado siguiera demasiado pegajosa, se puede añadir poco a poco los 30 g de harina restantes, hasta obtener la textura deseada (es posible que no sea necesario añadirla toda). Si el amasado es a mano y la masa se pegara en exceso, se recomienda engrasar las manos con un poco de aceite. La masa estará bien amasada cuando se despegue sin dificultad del cuenco (o de nuestras manos y de la superficie de trabajo). Para mayor seguridad, tomar una pizca de masa entre los dedos pulgar e índice de ambas manos, estirar con suavidad y comprobar si se forma una membrana traslúcida y lisa. Si es así, ya está lista.
  6. A continuación, formar una bola con la masa y colocarla en un cuenco amplio, previamente engrasado con aceite vegetal. Cubrir con film transparente y dejar reposar en un lugar cálido y alejado de las corrientes de aire hasta que haya duplicado su volumen (durante 2 - 2 ½ horas).
  7. Una vez concluido el primer levado, desgasificar la masa presionando con los nudillos unas cuantas veces. Traspasar la masa a una superficie de trabajo y cubrirla con el film transparente (sin ajustar). Dejar reposar durante unos 10 minutos.
  8. Dividir la masa en dos partes iguales, cortándola con un cuchillo grande y bien afilado (nunca con las manos), y bolear cada parte hasta conseguir una buena tensión en la superficie. Una vez más, dejar que la masa repose otros 5-10 minutos.
  9. A continuación, pasar a dar forma a cada Mona, aplastando ligeramente cada bola y abriendo un hueco con los dedos en la parte superior de la masa (pero sin llegar a atravesarla), donde se colocará un huevo cocido.
  10. Seguidamente, colocar las Monas sobre una bandeja cubierta con papel vegetal de hornear y, con ayuda de un pincel de repostería, pintar toda la superficie de la masa con un huevo batido. Cubrir sin ajustar con film transparente, previamente engrasado con una fina película de aceite vegetal, y, nuevamente, dejar reposar en un lugar cálido hasta que doblen su volumen (unas 1 ½ - 2 horas más).
  11. Poco antes de que concluya el tiempo, precalentar el horno eléctrico (sin aire) a 180ºC con calor arriba y abajo.
  12. Volver a pincelar toda la superficie de la masa con el huevo batido y decorar con un poco de azúcar blanco, ligeramente humedecido con apenas unas gotas de agua, o bien con almendras fileteadas.
  13. Introducir la bandeja con las monas en el tercio inferior del horno y hornear durante unos 20-25 minutos hasta que queden bien doradas (si viéramos que se doraran en exceso, podemos colocar un poco de papel de aluminio por encima holgadamente).
  14. Retirar del horno y dejar enfriar por completo sobre una rejilla.
Notas
  1. ♥ Dado el tiempo de levado que lleva la preparación de las Monas, es recomendable empezar la tarde del día anterior para poder disfrutarlas en la merienda del siguiente día.
  2. ♥ Pintar los huevos cocidos es muy sencillo: disuelve unas gotas de colorante alimentario del color elegido (en pasta o gel) en un par de cucharadas de vinagre y pincela la cáscara de los huevos, ya cocidos y fríos, hasta cubrirla enteramente. Déjalos secar por completo antes de colocarlos sobre la masa de la mona. Los huevos de codorniz coloreados quedan preciosos!!
  3. ♥ Las Monas son muy tiernas y esponjosas, pero esta consistencia dura apenas un par de días.
  4. ♥ Una vez horneadas, las Monas se pueden congelar perfectamente. Cuando las vayas a consumir, es preciso descongelarlas a temperatura ambiente hasta comprobar que vuelven a estar tiernas.
SABOREANDO EN COLORES http://saboreandoencolores.com/
Os sugiero googlear las Monas de Pascua y veréis que para decorarlas no hay límites a la creatividad. Seguro que encontráis la inspiración que más se ajuste a vosotros.

En estas Monas de Pascua que os presento en este post, he hecho unos conejitos de fondant, sobre una base de hierba hecha con Swiss Meringue Buttercream coloreada de verde. También le he puesto unos huevos de codorniz teñidos con colorante alimentario. En este caso, la cubrí con azúcar húmeda. 

Mi otra Mona de Pascua es muy simple: en el centro lleva un huevo pintado, y encima, huevitos de chocolate. A ésta la cubrí con almendras laminadas y una vez horneada y fría, tamicé encima azúcar glas. 

La última Mona de Pascua es una versión remaxterizada de la anterior: cambié los huevitos de chocolate, por una gallina de chocolate. 

mona de pascua collage

 

¿Cuál os gusta más? 

A mí me encantó comerlas, jejeje!!! Aunque es un poco laboriosa (más bien por el tiempo que lleva que por el trabajo que da), merece la pena hacer nuestras Monas de Pascua en casa. 

Y es todo por ahora… Espero volver más seguido por mi blog, que lo tengo un poquito abandonado (por razones laborales de fuerza mayor). Pero mientras tanto, os deseo un feliz fin de semana largo, y Felices Pascuas!!!

 

También te puede interesar

No Comentarios

Respuesta

Back to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies