Pastel de calabaza y queso, o Pumpkin Cheesecake

Publicado el 5 Noviembre, 2015 en Postres

Este es uno de los postres tradicionales de la cena de Acción de Gracias. El Pastel de calabaza, en esta ocasión en versión “cheesecake”. Y es que me fascinan los cheesecakes! 

Como sabéis, el Día de Acción de Gracias típica de EEUU y Canadá, y consiste en una fiesta familiar que tiene sus orígenes allá por el año 1.620, cuando lo que se celebraba precisamente era la buena cosecha. Ahora, las familias norteamericanas se reúnen para “agradecer” las buenas cosas que le han ocurrido ese año… Una tradición que me parece muy bonita, ya que muchas veces las personas somos más dadas a quejarnos que a agradecer lo bueno que nos da la vida, como la salud misma, o la oportunidad de tener una compañía…

pastel-de-calabaza

Hemos importado la fiesta de Halloween, el Black Friday y otras tantas costumbres… y la verdad es que no entiendo por qué no hemos adoptado antes una celebración tan bonita y significativa como esto del Día de Acción de Gracias. Más allá de que considero cada día deberíamos agradecer y valorar las pequeñas cosas, pienso que una excusa así obligaría a mucha gente naturalmente pesimista, a ver las cosas de otra manera -al menos por unas horas-, intentando a la vez la reconciliación, no sólo con los demás, sino -y sobre todo- con uno mismo… 

Bueno, voy a dejar ya el tema de la celebración y mis opiniones sobre la misma, y voy a volver al tema de la cena… Como sabéis también, el plato más tradicional de esa cena es el pavo, entre otras comidas. Y el postre, el pastel de calabaza. Aunque en esta ocasión la receta que os comparto es en versión “cheesecake”, es decir, se trata de un pastel de queso y calabaza. 

La receta es del blog de Bea Roque “El Rincón de Bea”, con un pequeño retoque en la base (las nueces) y añadiendo nata como decoración.  Riquísimo. Os recomiendo probarlo:

Pastel de calabaza y queso
El pastel de calabaza y queso, o "pumpkin cheesecake" es el postre tradicional de la cena del Día de Acción de Gracias, pero está tan rico que cualquier día es perfecto para disfrutarlo.
Escribe un comentario
Imprimir
Ingredientes
Para la base
  1. - 2 tazas de galletas tipo "Digestive" o "Graham"
  2. - 1/3 taza de nueces
  3. - 60 g de mantequilla
Para el relleno
  1. - 425 g. de calabaza hervida o al vapor, hecha puré
  2. - 550 g. queso tipo philadelphia
  3. - 200 g. nata fresca / crema de leche
  4. - 100 g. azúcar blanco
  5. - 100 g. azúcar moreno
  6. - 3 huevos
  7. - 1 cucharada de maicena
  8. - 1 y 1/2 cucharadita de canela
  9. - 1/2 cucharadita de nuez moscada
  10. - 1 cucharada de jengibre en polvo
  11. - 1/2 cucharadita de sal
  12. - 1 cucharadita extracto de vainilla
Para decorar
  1. – 300 g. de nata líquida para montar (con 35% m.g.), muy fría
  2. – 2 cucharadas de azúcar glas
Preparación
  1. El primer paso es hacer un puré con la calabaza. Para ello, podemos cocerla en agua hirviendo, al vapor, o en el microondas. Luego, hacemos un puré y reservamos.
  2. Precalentar el horno a 150º y preparar un molde redondo de 20 cm de diámetro, engrasado con mantequilla o spray desmoldante. Y en la base, colocar un círculo de papel vegetal.
Base
  1. Triturar las galletas junto con las nueces y mezclarlas con la mantequilla derretida hasta formar una masa homogénea. Volcar la mezcla sobre el molde y presionar hasta formar una base uniforme. Yo he cubierto con esta mezcla los laterales del molde también. Reservar enfriando en el frigorífico o el congelador mientras se prepara el relleno.
Relleno
  1. Mezclar en un bol el azúcar blanco y el azúcar moreno junto con las especias.
  2. Batir el queso y la nata hasta integrar y no dejar grumos. Incorporar la mezcla de azúcares y especias y batir a velocidad media hasta que se hayan integrado.
  3. A continuación, incorporar los huevos ligeramente batidos, uno a uno, hasta integrarlos en la preparación.
  4. Por último, incorporar la maicena, el extracto de vainilla y el puré de calabaza y mezclar con espátula hasta integrar la preparación.
  5. Volcar la preparación sobre la base de galletas y hornear durante 70-80 minutos.
Decoración
  1. Montar la nata hasta que esté firme e incorporar el azúcar glas hasta integrar. Cuando el pastel está totalmente frío, decorarlo con la nata montada.
PREPARACIÓN EN THERMOMIX
  1. El primer paso es hacer un puré con la calabaza. Para ello, podemos cocerla en agua hirviendo, al vapor, o en el microondas. Luego, hacemos un puré y reservamos.
  2. Precalentar el horno a 150º y preparar un molde redondo de 20 cm de diámetro, engrasado con mantequilla o spray desmoldante. Y en la base, colocar un círculo de papel vegetal.
Base
  1. En el vaso, incorporar las galletas y las nueces y programar 10 segundos/velocidad progresiva 5-7-10.
  2. Añadir la mantequilla y programar 3 minutos/50ºC/velocidad 3.
  3. Volcar la mezcla sobre el molde y presionar hasta formar una base uniforme. Reservar enfriando en el frigorífico o el congelador mientras se prepara el relleno.
Relleno
  1. En el vaso limpio, incorporar el queso y la nata y programar 20 segundos/velocidad 3.
  2. Incorporar a continuación el azúcar blanco, el azúcar moreno y las especias. Programar nuevamente 20 seg/vel 3.
  3. Programar a continuación velocidad 3, sin tiempo, y añadir los huevos uno a uno por el cubilete. Una vez que se hayan integrado los huevos, parar y abrir el vaso, y añadir la maicena, el extracto de vainilla y el puré de calabaza, y programar otros 20 seg/vel 3.
  4. Volcar la preparación sobre la base de galletas y hornear durante 70-80 minutos.
Decoración
  1. En el vaso limpio y frío (enfriarlo unos 10 minutos en el frigorífico previamente), colocar la mariposa en las varillas e incorporar la nata y el azúcar glas. Programar velocidad 3, sin tiempo, y comprobar cuando la nata haya montado cuidando que no se corte. Cuando el pastel está totalmente frío, decorarlo con la nata montada.
Notas
  1. ♥ Mi secreto para un cheesecake perfecto es introducir un recipiente con agua en el horno, debajo del molde de cheesecake. Esto hará un horneado a baño María, y contribuirá a que el cheesecake tenga una superficie uniforme y lisa, evitando que se hunda en el medio y se formen grietas. Al final del horneado, abrir un poco la puerta del horno y dejar el cheesecake dentro del horno hasta que esté totalmente frío. Pasado ese tiempo, guardar en el frigorífico de un día para otro antes de servir.
Adapted from El Rincón de Bea
Adapted from El Rincón de Bea
SABOREANDO EN COLORES http://saboreandoencolores.com/

Es un postre sumamente rico. Las especias le aportan una explosión de sabor, aunque si no os gustan tantas especias, podéis poner la mitad de la medida. Aunque personalmente, me encanta así, con ese toque de canela, jengibre y nuez moscada que simplemente hacen de este pastel un postre espectacular.

Queréis un trocito??

pastel-de-calabaza2

 

Y si os gustan los cheesecakes tanto como a mí, os recomiendo estas super deliciosas recetas que ya he compartido en mi blog:

Cheesecake de fresas y nata

Cheesecake de naranja

Tarta de ricota

Cheesecake de limón en copas sin horno

Y si además tenéis calabazas y no sabéis qué más hacer, os aconsejo aprovecharlas y disfrutarla haciendo estas maravillas:

Bundt Cake de calabaza

Galletas de calabaza especiadas

Mermelada de calabaza y curry

Calabaza y boniatos fritos a la naranja con miel

 

Y habrán más recetas con calabaza!!! Y es que el otoño es ideal para aprovechar al máximo de las buenas calabazas…

Espero que disfrutéis de alguna de estas ricas propuestas. 

Gracias por estar ahí.

También te puede interesar

2 Comentarios

  • Reply Ana María 19 Noviembre, 2016 at 16:23

    Tiene una pinta estupenda.

    • Reply Flavia 19 Noviembre, 2016 at 20:51

      Muchas gracias Ana María!

    Respuesta

    Back to top

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies