Bomba helada de coco y dulce de leche

Publicado el 25 junio, 2014 en
 
 
Al fin!!

Después de tres semanas puedo acceder de nuevo a mi cuenta de Google. Pero estoy feliz igual. He pasado tres semanas de vacaciones en Argentina, visitando la familia y disfrutando de nuevo de los sabores de mi tierra. Ahora me toca pasar una semana más en Montevideo, donde tengo que trabajar, y por qué no, también disfrutar de la linda gente uruguaya y sus platos típicos.

Eso sí, con el invierno del hemisferio sur sólo apetece tomar algo calentito en estos momentos.

Pero antes de viajar, y considerando que nos vamos a pasar un mes por aquí en pleno invierno, la semana antes del viaje me di el gusto de hacer una tarta helada con mi combinación preferida de sabores de helado: el coco y el dulce de leche. ¿Los habéis probado juntos? Es una de las mejores combinaciones y de las más usadas en la repostería argentina. ¿Recordáis los alfajores de maicena que hice? Llevan coco y dulce de leche; deliciosos… Y sabéis cuál era mi postre preferido de pequeña? Era plátano (partido por la mitad) untado con dulce de leche y coco rallado esparcido por encima. Hummmmm!!!! decidme que lo probaréis por favor!!! Está riquísimo!!!
 
Y el helado de coco, y el de dulce de leche, son deliciosos, pero juntos, son sensacionales. Así es que hoy los he juntado, en una tarta helada en forma de bomba. Espero que os guste.
 

Ingredientes:

Para el brazo gitano:

– 4 huevos
– 120 g de azúcar
– 1 cdta. de azúcar vainillado
– 120 g de harina
– 1 pellizco de sal
Dulce de leche para rellenar

Para el helado de coco:

– 250 ml de leche entera
– 2 huevos
– 125 g de azúcar
– 250 ml de nata (crema de leche)
– 1 cda. de fécula de maíz
– 50 g de coco rallado
– 2 cdtas. de extracto de vainilla

Para el helado de dulce de leche:

– 500 ml de leche entera
– 250 ml de nata
– 500 g de dulce de leche
– 30 g de azúcar invertido
– 1 cdta. de extracto de vainilla

Opcional: 

– Almendras molidas para rellenar el helado

Preparación:

Del bizcocho para el brazo gitano:

Precalentar el horno a 180º.

Con batidora eléctrica, batir los huevos junto con el azúcar y el azúcar vainillado durante 10 minutos a velocidad alta hasta duplicar su tamaño. Una vez que se ha conseguido una consistencia espumosa, añadir la harina y la sal, previamente tamizadas, y poco a poco. En este último paso uniremos los ingredientes mezclando con la ayuda de una espátula o batidora de alambres, con movimientos suaves y envolventes.
 
[En Thermomix, colocar la mariposa en las cuchillas y verter en el vaso los huevos, el azúcar y el azúcar vainillado y programar 6 min/37ºC/vel 4). Pasado ese tiempo, volver a programar 6 min/vel 4 sin temperatura. A continuación, añadir la harina y la sal previamente tamizadas y programar 4 seg/vel 3. Retirar la mariposa y terminar mezclando los ingredientes con una espátula, con movimientos suaves y envolventes].
 
Una vez que hemos logrado una mezcla homogénea, volcar la preparación sobre papel de horno colocado encima de un molde rectangular de unos 40×50 cm. Esparcir la preparación por toda la superficie del molde, aplanando con una espátula. Al final, levantar la bandeja o molde y dejar caer sobre la mesada un par de veces, a fin de que la mezcla quede distribuida y extendida a lo ancho del molde.
Hornear durante 10 minutos a 180º.
Al sacar del horno, y mientras esté caliente, es preciso envolver el bizcocho enrollándolo con el mismo papel, a fin de que adopte la forma de brazo gitano, o pionono como se le conoce en Argentina.
Una vez que ha enfriado por completo, lo rellenamos untando dulce de leche por toda la superficie y lo volvemos a enrollar. 

Reservar.

Del helado de coco:

 
En un cazo o cacerola verter la leche con el coco rallado y llevar a fuego lento y dejar que la leche hierva durante un minuto, cuidando que no se derrame. Retirar del fuego y reservar.
Aparte, en otra cacerola, batir las yemas de los huevos con el azúcar hasta lograr una consistencia cremosa. Añadir la fécula de maíz y continuar batiendo mientras se agrega la leche con el coco que reservamos y que todavía debe estar caliente (sin necesidad de colar).
Llevar esta última mezcla a fuego lento hasta que espese, sin dejar de revolver para evitar que se pegue. Una vez que la mezcla ha espesado, retirarla del fuego y dejar que se enfríe.
Cuando ya se ha enfriado, añadir las claras batidas a punto de nieve alternando con la nata montada. Aromatizar con el extracto de vainilla y volcar la preparación en una heladera siguiendo las instrucciones del fabricante. 
 
Del helado de dulce de leche:
 
En un cazo o cacerola verter la leche junto con la nata y llevar a ebullición. Retirar del fuego e inmediatamente añadir el dulce de leche, el azúcar invertido y el extracto de vainilla y mezclar hasta lograr una consistencia homogénea y sin grumos.
Para enfriar, darle un baño María inverso, es decir, colocar el cazo sobre un recipiente más grande con agua y cubitos de hielo para que así la preparación enfríe más rápido. Cuando ya esté fría volcar la preparación en una heladera siguiendo las instrucciones del fabricante. 
 
Montaje:
 
Una vez que tenemos el brazo gitano relleno con el dulce de leche, cortarlo en rodajas de aproximadamente 2 cm de grosor. 
En un bol de semiesfera colocar un papel film sobre la superficie y encima acomodar las rodajas de brazo gitano. 
Una vez que hemos cubierto toda la superficie del molde con las rodajas de brazo gitano, volcar encima la preparación del helado de coco. Tapar con papel film y llevar al congelador hasta que el helado vuelva a endurecer. 
Cuando han pasado un par de horas, sacar del congelador y esparcir sobre el helado de coco almendras molidas. Encima, volcar ahora el helado de dulce de leche y llevar nuevamente al congelador hasta que endurezca. Pasada 1 hora, sacar del congelador y acomodar las últimas rodajas del brazo gitano sobre la superficie del molde, sellando así la bomba helada.
Guardar nuevamente en el congelador. 
Al momento de servir, cortar las rodajas con el helado bien duro, pero se consumirá mejor pasados unos 5 minutos que es cuando se disfruta de la cremosidad del helado.
 
 RECETA BOMBA HELADA
 
 
MIS SECRETOS Y CONSEJOS:
 
Si no tenéis heladera, hay dos opciones para lograr un helado cremoso y evitar que cristalice:
 
1) Que guardéis el helado en el congelador directamente y cada 30 minutos lo saquéis y revolváis un poco durante las primeras 3 horas de congelación.
2) Que congeléis directamente el helado, y cuando ya está completamente congelado y duro (pasadas unas 2-3 horas aproximadamente) lo saquéis del congelador, lo cortéis en trozos y lo proceséis hasta volver a tener una consistencia cremosa (para este paso viene bien una procesadora, licuadora o la Thermomix). Finalmente, lo volvéis a congelar hasta que decidáis consumirlo.
 

Esta tarta es una buena opción para celebrar un cumpleaños de verano… ¿no creéis? y así sorprendemos a nuestros invitados con algo distinto a las tartas tradicionales. Porque, ¿qué mejor que tomar helado cuando hace calor?? Y yo aquí…. heladita de frío…

Espero que la hagáis y me contéis qué os parecido…

Feliz verano!!!!!

 

También te puede interesar

No Comentarios

Respuesta

Back to top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies