Cómo modelar una vaquita con fondant (para principiantes)

Publicado el 31 enero, 2014 en Sin categoría

Hola!

En el post pasado aprendimos la diferencia entre pasta de modelar y pasta de goma, y cómo la podíamos hacer en casa si tenemos fondant.
Si eres de las que recién empiezan en el mundo del fondant, o te gustaría pero no te animas, te parecerá al principio que eso no es para ti, o que eres incapaz de hacer tartas o modelados en pasta de azúcar. La verdad es que hay cosas maravillosas por ahí, increíbles artistas del diseño y el modelado. Pero no te desanimes y nunca trates de convencerte de que no eres capaz de hacer algo parecido.

Claro que para empezar tenemos que hacerlo partiendo de lo básico, y en cuestión de modelaje, tienes que hacer de cuenta que juegas con plastilina, y ensayar con cosas simples. 
Hoy te traigo un ejemplo de un modelado súper básico, que te puede servir para armar cualquier figurita que te propongas. 
Hoy vamos a modelar una vaquita, a nivel de principiante, tan fácil, que que incluso podrían hacer nuestros peques.
Y fíjate que siendo tan simple, mira lo bonita que puede quedar en una tarta. En esta ocasión, acompañada de otras figuras modeladas todavía más fáciles.

Viste qué fácil?
Vamos con el paso a paso:

Los materiales necesarios son:
– Fondant blanco
– Fondant negro
– Fondant rosa (o colorante rosa o rojo para colorear el blanco)
– Pegamento comestible* (en las notas te enseño cómo hacerlo en casa)
– Esteca de bolillo pequeña (o cualquier utensilio de punta redonda chiquita)
– 1 palillo de dientes o un espaguetti
– Tijeras
1- Vamos a hacer primero una bolita de fondant blanco y le marcamos una hendidura con nuestro dedo meñique, de un lado a otro. Esta será la cabeza de la vaca.
2 – Tiene que quedar una hendidura que será donde ubiquemos los ojitos de la vaca.
3 – Hacemos dos bolitas pequeñas
4 – Aplastamos las bolitas extendidas hacia lo largo. Estas serán las orejitas.
5 – Coloreamos un poco de fondant de color rosa, y hacemos el hocico, formando primero una bola, que aplanaremos un poco.
6 – Con una esteca de punta redonda pequeña, hacemos los huequecitos de la nariz, y la boca.
7 – Hacemos dos bolitas negras muy pequeñas, que aplastaremos en forma de triángulo. Estos serán los cuernos de la vaca.
8 – Con el pegamento comestible, y con la ayuda de un pincel fino, pegamos las partes en la cabeza de la vaca.
9 – Ahora vamos a hacer el cuerpo/torso. Primero hacemos una bola, un poco más grande que la cabeza, y con la palma de la mano le damos forma de semicono. 
10 – En la parte superior, le introducimos un palillo o espaguetti.
11 – Unimos ahora el cuerpo con la cabeza, con el palillo clavado entre ambas piezas. 
12 – Coloca un poco de pegamento comestible para unir.
13 – Haz dos cilindros de fondant blanco. Éstas serán las patas traseras.
14 – Haz otros dos cilindros, y haz un corte inclinado en uno de los extremos de cada cilindro. Éstas serán las patas delanteras.
15 – Haz cuatro bolitas pequeñitas, y aplástalas. Éstas serán las pezuñas de las patas.
16 – Con la ayuda de un pincel coloca unas gotitas de pegamento comestible en las pezuñas y pégalas a los extremos de las patas.
17 – Pega las patas de acuerdo a la figura de la imagen Nº 17.
18 – Para la cola de la vaca, haz un churro de fondant blanco. Aparte, haz una cono pequeño con fondant negro, y con una tijeras, haz pequeños cortes para que simulen los pelos de la cola.
19 – Pega el extremo negro a la cola, y luego pega la cola entera a la vaca.
20 – Haz círculos pequeñitos con fondant negro, y aplánalos dándoles formas desiguales. Pégalas a la vaca a tu gusto.
NOTAS: Puedes hacer el pegamento comestible en casa. En un vaso o bol pequeño, calienta 4 cucharaditas de agua (20 ml), y luego añade 1/4 cucharadita de CMC (Carboximetil Celulosa, lo venden en las tiendas de repostería). Mezcla bien, y deja reposar unos minutos. Al principio la mezcla tendrá grumos, pero al cabo de unos minutos desaparecerán. Y listo el pegamento para usar!
Ya ves… es muy básica, por eso digo que es para principiantes, como yo, pues como ya te conté, soy autodidacta, así que mis experimentos son los que comparto aquí con el ánimo de motivar a quienes no tienen oportunidad de pagar cursos de repostería creativa, o simplemente, porque quieren hacer algo especial para los suyos, y entonces vale con un toque simple de creatividad para quedar de lujo.
Y esta tarta fue para el amigo de mi hija, Diego, que dice ella que es su novio (tienen seis años, jejejeje!!!). Así es que cómo no iba a ser un regalo dulce para mi yerno, ¿no?
No tengo foto del corte de la tarta, pero fue un bizcocho de chocolate súper negro, para el cual utilicé la misma receta de estos cupcakes, y de relleno, hice una Swiss Meringue Butttercream a la que le agregué un paquete de galletas óreo trituradas. A los niños les encantó!

Y ya que nos queda poquito para el Día de San Valentín, mi próximo post lo dedicaré nuevamente a una receta cargada de amor y dulzura… Por cierto! has visto las recetas que nos están compartiendo las colegas blogueras en el Reto DULCE SAN VALENTÍN? Si quieres participar y ser parte del próximo número de la Revista Dulce Blogosfera, recuerda que tienes tiempo hasta el día 5 de febrero. Aquí encuentras las bases para participar.
Y no quiero dejar de agradecerte por estar ahora ahí, leyéndome y acompañándome.

Cariños,

También te puede interesar

2 Comentarios

  • Reply Patricia 31 enero, 2014 at 22:56

    Esta tartita te quedó estupenda. Muy bueno el tutorial!! Felicidades, guapa!

  • Reply carri28 2 febrero, 2014 at 22:13

    que bonitaaa es que se ve tan tierna…. un abrazo
    carolina

  • Respuesta

    Back to top

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies